“¿YA PASÓ NAVIDAD?” – PATRICIA ORR

Café LUNA CORNEA
Estación Borges del Tren de la Costa – Olivos
Sábado 17/01/2009 21:30 hs.

Cuando muchos de nosotros comenzábamos a narrar, Patricia Orr ya tenía un camino recorrido (no por edad si no porque comenzó antes) por los escenarios de narración. Los que tenemos la suerte de conocerla recibimos de ella consejos que luego nos sirvieron en nuestras respectivas carreras. Quizás gracias a su trayectoria, alumnos, conocidos y seguramente una importante cantidad de seguidores es que juntó una cantidad de público más que interesante para un sábado a la noche con amenaza de tormenta en Olivos, y en medio de la crisis que vivimos. El café “Luna Cornea” es muy lindo y está muy bien atendido. El precio de la consumición y el espectáculo pareció adecuado. Es claro que contar en un bar tiene algunas incomodidades para los narradores pero de eso hablaremos más adelante. El lugar que sería el escenario parecía a priori demasiado profundo pero luego con la narradora en escena se vio muy bien. La iluminación era correcta y el sonido muy bien, se la escuchaba aún desde el fondo donde yo estaba y  lo único que había que lamentar a veces era ciertos acoples (no muchos) difíciles de evitar con ciertos micrófonos solaperos.

El repertorio se mantuvo en línea con el nombre del espectáculo con muy buenos cuentos. Si algo se puede decir de Patricia es que realmente narra, no recita de memoria y entabla un diálogo con el público que “compra” su estilo y se hace cómplice de sus guiños. Incluso algunos contestaban preguntas que seguramente fueron hechas sólo de manera retórica lo que habla de cuánto capta la atención de la gente. El diálogo inicial con el público ya va tendiendo los puentes citando al negro Fontanarrosa y luego con los cuentos del tío que pasaba las fiestas en el sótano, el de las peripecias para llegar a la casa de las amigas la noche de navidad y el del tipo que va de vacaciones al supermercado la comunicación queda establecida de manera definitiva.

Quien hizo esta crónica no pudo quedarse hasta el final del presentación y se fue en el break. Para ese momento la duración del espectáculo (55 minutos) parecía ser la suficiente para un espectáculo de narración oral, incluso había tenido un cierre ese bloque que se parecía  bastante a un cierre definitivo. Tal vez los cuentos que siguieron justificaron plenamente esta prolongación. No dejo de pensar que el narrador se tiene que ir con ganas de seguir narrando y el público con ganas de seguir escuchando.

No nos gustó: Suele pasar en los bares donde no se puede detener a los mozos que atiendan las mesas mientras se cuenta. Distrae al narrador (aunque esto Patricia lo manejo con mucho oficio) y distrae al público lo cual suele cortar el clima.

Nos gustó mucho: El cuento autobiográfico y la descripción del barrio de Olivos y de tantos otros símbolos de época es donde la narración de Patricia adquiere un clima especial, La gente adhiere a la emoción rápidamente y las palabras adquieren valor de verdad como nunca antes.

 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comentario de Espectáculos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s