“HUMOR BOVO”

Personalmente sentí un orgullo muy especial cuando supe que Ana María Bovo contaría en el Maipo. Convengamos que el Maipo es un teatro tradicional de Buenos Aires con más de cien años de existencia y que una narradora se gane un lugar allí creo que nos tendría que alegrar a todos quienes contamos ya que por otra parte se siente que la narración va abriendo caminos nuevos. Si bien el ámbito no es la sala grande sino el “Maipo Club”, una sala más chica  en el segundo piso, pero que seguramente, brinda un ambiente mejor para el tipo de espectáculo. La iluminación es perfecta, el sonido impecable y sirven de butacas unas cómodas sillas thonet que incluso hacen más pintoresco el lugar.

“Humor Bovo” tiene poco de bobo y mucho de Bovo. Comienza con narraciones muy bien elegidas (“La soga”, “Historias verdaderas” un relato autobiográfico que no tiene desperdicio, y un picadito de algunos relatos clásicos de otro espectáculo). Esa sería la primera parte donde lo que se aprecia es una narradora desplegando historias. La segunda parte del show es un monólogo teatral donde encarna a una asistente de vestuario deseosa de contar al público todo lo que conoce del ambiente del teatro, donde Ana despunta su veta de comediante.

El humor está presente en todo momento pero no deja de lado otros ingredientes que deben hacer a una buena presentación, ya que no sólo hace reír, sino que también hace pensar, imaginar y finalmente emociona. La comediante hace algunos referencias explícitas en su monólogo a la narradora y posiblemente ese ida y vuelta sea una constante de Ana María donde se aprecian los toques de la actuación en el narrar y algunos matices de narradora al actuar. Lo que sí se despliega permanentemente en escena, es la irresistible seducción que ejerce sobre su público que termina rendido en un caluroso aplauso final.

Con una duración apropiada (casi una hora y media) y un costo de entrada razonable se convierte en una opción más que apetecible en el menú de opciones de la cartelera teatral  porteña de verano que se merece todo el éxito.

No nos gustó:  Quizás nos quedamos con ganas de algún cuento más aunque esto implicaría acortar el monólogo..

Nos gustó mucho: El despliegue de recursos narrativos en escena. Ana María Bovo no se guarda nada y se luce.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comentario de Espectáculos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s